viernes, 30 de noviembre de 2012

LEBU EN CHILE Y EL MUNDO

 

Al indagar la poesia que descubre a Lebu en toda la majestuosa belleza que posee encuentro entre otros, estos dos poemas de Rodrigo Verdugo Pizarro. El poema que transcribo en este articulo capta con nitidez y profundidad la esencia mas pura de la descripcion que el poeta Rodrigo Verdugo Pizarro recrea en este intenso y bello poema publicado en el libro "Sitio Publico", Edicion, Marzo 2005, por la Editorial Mago Editores, Santiago de Chile.
Vale destacar que este poema abrio el Ciclo "Antologia en Movimiento" que se llevò a efecto en la Fundacion Pablo Neruda y por coincidencia o azar, tal vez , Lebu es aqui doblemente destacado tambien por la poeta lebulense Elvira Hernandez en su elocuente mirada a esta tierra amada.

Momentos que quedaron registrados en el blog Tras la huella de lebu: www.traslahuelladelebu.blogspot.com


SEGUNDA EVOCACION          En memoria de Manuel Salgado Fritz
                                                     Que duerme mirando hacia el bosque


¿Sabes que el acantilado reluce como el unico destinatario"
¿Que alla la claridad entre las nubes tiene un desparramo de molusco?
Entra en ti mismo con olor a mar
Y despertaras viendo el amanecer darle su color a las cenizas.
Alli nos vemos com penumbras abismadas en busca de sus otras mitades
En las curtiembres, en las casa, en los hoteles.
Que otra cosa màs le podemos dejar a los dias que nuestros propios dias
Màs que un camino abierto por el silbido del muelle
Carbòn y carbòn camino a Boca lebu
Cantos de bocas lejanas que traen las olas
Olor a faenas mineras despues de las rocas.
Cielo hacia arriba, mar hacia abajo, hacia adentro
Descolgaron el espejo trizado y ha comenzado a llover
Ahora el silencio tiene un perfil de abismo
No hay bosque pero si esas raices que resuelven la hermandad de los relampagos
Pero si esos relampagos que mueren probandose nuestras heridas.
Escuchas otra vez, es ella la que camina entre las olas
Con el secreto que embriago a la nieve.
No hay pureza donde pueda caer la noche
Pero si las cuatro esquinas de la plaza
Una conversacion eterna entre pescadores y mineros que ahora entran en si mismos
Para despertar viendo crecer un espejo a la sombra de los rios
Nosotros mismos quizas veinte o treinta años antes o despues
Comprendiendo que solo podemos ser carbon al llegar a Lebu.

Entre la poesia de Rodrigo Verdugo Pizarro, publicada en España, se encuentra este poema surrealista dedicado a Lebu:


CASA DE HUESPEDES DE LEBU


Yo nunca he estado allí, o tal vez he estado muy cerca
pero sé que sus ventanas son ahogos de serpientes
fatal es mirar por ellas al atardecer.
Hubo una vez que dos lo hicieron
y vieron que sus propias muertes eran el orgasmo de los árboles.
Abajo estaba el mar, y sobre él, un limbo deshaciéndose
estaba esa transparencia, gracias a la cual sabemos que Dios se estremece.
Ellos miraron al atardecer,
--dos moluscos cauterizando la desesperación--
abajo estaba el mar y más bocas que buscaban
ir a parar a la boca eterna, gritar desde ella, llegar a la orilla,
todos esperarán los restos, todos creerán que se trata de un naufragio
entonces verán que a sus pies llegan piedras comunicantes.
«Estas piedras comunicantes se verán muy bien en las mesas», dicen.
«Harán juego como lo hacen las ventanas
con la transparencia que hay allá abajo», dicen.
Los últimos huéspedes fatalmente mirando por la ventana
viendo que en cada ceniza comienzan sus dominios
y no en esas paredes blancas,
en esos largos corredores que muy pronto abandonarán
para ir al encuentro de ese limbo, para volver de él
como dos moluscos, como dos piedras comunicantes.
El se sube sobre el cuerpo de ella, volviéndose un ahogo de serpiente
con el paso de la noche son una sola piel
y remolcan el hotel metafísico y enlutan las crispaciones cósmicas,
pero todo pasa tan rápido.
difícil es entonces ordenar el cuerpo en el amanecer desencadenado
si todavía quedan sustancias deseosas insinuando un doble abismo,
si aún no reaparece el guardián de la sal.
Sí, el hotel metafísico que muy pronto tuvieron que abandonar
porque la costumbre de vivir los fue llenando de superficies y de capas.
Yo nunca he estado allí o tal vez he estado muy cerca,
pero cuando dos vuelven del limbo o cuando van a él es tan rápido
como la caída al lavadero de oro, como dos amantes buscándose la boca eterna.
Yo nunca he estado ahí, pero siento a esos muertos y a sus ventanas difíciles
están mirando hacia el mar, recogen un poco de esa nieve ajusticiada,
nos la dejan en nuestras mesas, a la hora en que todos nos reunimos
sin poder mirar más allá de esa extensión que abarca el atardecer
cuando cae como demonio coagulado.
Hoy alguien llegó muy de madrugada, está durmiendo en la otra pieza
será el último huésped, habrá mirado.
Todos creeremos que se trata de un naufragio.
Sé que cuando abramos su puerta
sólo llegará a nuestros pies una súplica de carbón.


Rodrigo Verdugo: Nacio en Santiago de Chile el 9 de enero de 1977. Coeditor y articulista de la Revista Derrame. Miembro del Grupo Surrealista Derrame. Sub director de Ediciones Derrame. Sub director de la Revista Rayentru y Coeditor de la Revista Labios Menores. Se inició en el taller de Poesía "Isla Negra" dirigido por el poeta Edmundo Herrera desde 1922 a 1996 en la Sech. Su obra ha sido publicada en revistas y antologías chilenas y extranjeras siendo traducido parcialmente al Frances, Italiano, Portugués, Polaco y Árabe. En 2002 publica su primer libro "Nudos velados" Ed Derrame En 2005 participa en la exposición colectiva "Derrame cono sur o el viaje de los argonautas" en la Fundación Eugenio Granell (Santiago de Compostela, España) y obtiene el primer lugar en el concurso "Alas de poesía" organizado por la Asociación "Amigos de la poesía" (Monterrey. México). En 2008 participa en la exposición internacional de surrealismo "0 reverso do Olhar", en la Casa de la Cultura de Coimbra (Coimbra, Portugal) y en 2009 participa en la exposición internacional de surrealismo "Iluminacoes Descontinuas" en el Convento de San José, (Lagoa, Portugal).
Fuente:
PROMETEO
Revista Latinoamerica de Poesia
Numero 84-85. Julio de 2008.



jueves, 27 de septiembre de 2012

Entrevista a Patricia Pizarro Silva. Escritora del blog “Tras la Huella de Lebu”. Cronista y Jefa de Producción de la Revista Literaria "El Bote", de Lebu.


Entrevista a Patricia Pizarro Silva.
Escritora del blog “Tras la Huella de Lebu”.
Cronista y Jefa de Producción de la Revista Literaria "El Bote", de Lebu.

En tu labor como escritora de la memoria y cultura de Lebu, ¿Qué rasgos haz descubierto de la
ciudad que puedas decir que son parte de su cultura propia e identidad de sus habitantes?

R.- Indudablemente que su pasado minero. Como decía mi padre, no se concibe la existencia de Lebu,
sin la minería del carbón, sin embargo la preponderancia que ha ido tomando la pesca, después del
cierre  de la mina.  Ha introducido un nuevo  personaje y una cultura incipiente, que no logra opacar el
pasado minero. Ello se debe principalmente a que en sus orígenes los indígenas del lugar correspondían
a la familia Lafquenche, gente del mar. Esta característica fue común hasta la llagada de los españoles
en que lentamente los aborígenes van variando sus  costumbres ancestrales e integrándose a las faenas
mineras, más estables y mejor remuneradas. Por allí se desperfila entonces esta tradición pescadora,
que tiene momentos de luz, con la explotación y faenamiento de la ballena, hecho que ocurre en la
planta  instalada en la desembocadura del río Lebu.

El gran libro de la historia de Lebu, escrito por tu padre, señala que Lebu vive a espaldas de su
historia, y que esta indiferencia indica el desconocimiento de su realidad e identidad. ¿Crees que
esto continua siendo así?

R.- Efectivamente. A pesar del tiempo transcurrido, las autoridades políticas  no han logrado definir un
destino económico para la comuna, siendo los antecedentes históricos un tema que nunca han estado en
la agenda de los gobernantes. Ello porque no se ha tenido la capacidad de abordar el tema de la gran
riqueza histórica de la zona, como un producto  de rentabilidad económica perfectamente factible.

¿Qué actividades que se realizan en Lebu destacas por su aporte a la cultura e identidad de
Lebu?

R.- Si aceptamos la definición de la cultura como “el conjunto de usos y costumbres que caracterizan a
un pueblo y lo diferencian de otro” podemos concluir que  Lebu cuenta con algunas  actividades de tipo
veraniego que le han ido forjando una imagen que lo diferencia de las otras comunas. Más estas
actividades no son necesariamente culturales en la exacta acepción de la palabra, ya que en su mayoría 33
nacen como imitación y adecuación de experiencias foráneas. En lo esencial, Lebu ha sido capaz de
generar solamente la “Búsqueda del tesoro de Benavides” como una actividad con características
propias. La historia de este personaje y su cercanía con la comuna en los últimos días de vida, fueron
utilizados por los creadores del juego como un conjunto de instancias que le dieron originalmente un
sello distintivo. El valor que  tiene es el ser un juego nacido de la realidad propia con personajes
propios y con una pertenencia incuestionable.

¿Qué opinión te merece la actividad de la Búsqueda del Tesoro, que se realiza todos los veranos?,
¿Le cambiarías algo?

R.- Basado originalmente en  los últimos días de la vida del montonero Benavides en la ciudad, el
juego tuvo en sus comienzos una fuerte ligazón con la ciudad, la que los organizadores incentivaron
con entusiasmo, pues la potencia del personaje permitía echar a volar la imaginación y elaborar
entretenidas pruebas. Con los años los encargados han ido variando las pruebas buscando innovar en el
juego algo que no era necesario, por lo menos a tan corto plazo. El juego podía haber continuado con
las mismas pruebas durante unos cinco años sin problema, antes de introducirle cualquier cambio. Sin
embargo ahora se dan a la tarea de presentar cada año pruebas diferentes, como suponiendo que en ello
está el atractivo del juego. Olvidando que el personaje por sí mismo es capaz de convocar a los
participantes... Creo que una modificación sería volver a las pruebas originales y agregarle
componentes  adicionales, como la creación del campamento de Benavides, idea que se discutió en la
primera versión y que no se le pudo dar forma por falta de recursos. Hoy se podría hacer sin problemas
ya que recibe el aporte de los  Fondos Regionales de Cultura.

¿Cómo crees que debiera presentarse la figura de Vicente Benavides a los habitantes de Lebu y
turistas que visitan la zona?

R.- Como lo que efectivamente fue: Un soldado realista transformado, después de la Batalla de Maipú,
en un montonero que se opuso tenazmente al avance de los patriotas  para después formar un verdadero
ejército que, en el nombre del rey, tuvo el poder suficiente para sitiar la ciudad de Los Angeles. Desde
allí resistió a las fuerzas patriotas, hasta caer derrotado en  sucesivas batallas que lo arrinconaron en las
cavernas de Lebu, desde donde arrancó en un viaje suicida por mar con destino al Perú, donde el Virrey
le había ofrecido amparo. Esa es la figura del montonero Benavides y no la parodia que se hace ahora,
mezclándolo con la figura de Jack Sparrow, personaje del cine norteamericano que nace de la fantasía 34
de su autor, pero que difícilmente se puede comparar a la ferocidad y  arrojo con que actuó el personaje
histórico nacional.

Aparte de la figura ya mencionada,  ¿Cree usted que se ha olvidado a otros  personajes
importantes de Lebu, como los pioneros del carbón, por ejemplo?

R.- Desde luego. Hay que recordar que  a mediados del siglo XVIII, era una verdadera competencia
mundial contar con yacimientos de carbón, porque ello permitía a los países poseedores del  mineral,
poseer un combustible que estaba en primera línea para provocar el desarrollo industrial de los pueblos.
De tal manera, entonces que personajes como Matías Rioseco, Juan Mackay y otros que se aventuraron
por estos lugares, fueron efectivamente los padres de una industria que hizo un aporte sustantivo a
Chile en el desarrollo industrial de las postrimerías del siglo mencionado. Actividades recordatorias de
los hitos más importantes de estas proezas se echan de menos y son cada vez menos los vecinos de
Lebu que  saben algo cuando  se nombra a estos personajes.

Aprovechando la historia de Lebu, ¿le parece que se debería establecer un centro de
investigación y desarrollo del carbón, junto con un circuito turístico que  mantuviera vigente la
memoria de los fundadores?

R.- Algo como ello y cualquiera otra iniciativa que sirva para preservar la memoria de personajes tan
ilustres de nuestra ciudad, deberían  incentivarse. Ellos, como está dicho son parte importante de Lebu
y a quienes se les debe nada menos que su existencia.

Según opiniones recientes de políticos de la zona, Lebu debería ser una ciudad dormitorio,
habitada de preferencia por pensionados y jubilados, con actividad veraniega. ¿Qué comentario
le merecen estas opiniones?

R.- Me parecen lamentables y reflejan palmariamente la incapacidad para  idear soluciones que  saquen
adelante a la comuna. Lebu no desaparecerá ni tampoco se trasformará en una ciudad pasiva. Su gente
no lo permitirá. Hay aquí suficiente  inteligencia y fuerza para dar forma a buenas ideas. La distancia y
abandono  de que fue víctima durante  tantos años, templó el espíritu de sus pobladores y desarrollaron
la capacidad para  sobreponerse a cualquiera actividad. A comienzos del  siglo XX, Lebu sufrió
repetidas crisis de la industria del carbón que provocaron el éxodo masivo de pobladores. Sin embargo
supieron sobreponerse y lentamente la gente volvió a su terruño y  dio vida nuevamente a su ciudad,
con más fuerza. Lebu tiene un destino y un futuro que aún está por escribirse.35

¿Se siente conforme con el uso y divulgación que  ha tenido la  obra de su padre, en la provincia y
particularmente en Lebu?

R.- No mucho. Mi deseo, al igual que el de mi padre era que  fuera utilizado intensivamente en las
escuelas y liceos de Lebu primero y de la provincia después. Que los niños y jóvenes aprendieran la
historia de Lebu igual como se aprende la historia de otros pueblos y lugares de la Tierra, considerando
que en ella está escrita la historia de ellos, de sus antepasados y familiares.

¿Usted cree que Lebu ha  definido su destino económico y cultural para los próximos 50 años o es
algo que está pendiente?

R.- Definitivamente no. Aquí se ha experimentado mucho pero en la mayoría de los caso a espaldas del
pueblo. Lo que hay que buscar es el gran acuerdo ciudadano que comprometa  a cada uno en el destino
de su ciudad, única forma de darle consistencia a cualquiera propuesta con ciertas posibilidades de
proyectarla en el futuro. Si se sigue ignorando a la gente, seguirá la búsqueda a ciegas de un desarrollo
económico que  no llegará  para instalarse.
Muchas gracias por tu tiempo.


Entrevista incluida en la tesis:

LA BÚSQUEDA DEL TESORO.

IDENTIDAD LEBULENSE.
Tesina presentada como requisito para  aprobar
diplomado: “Patrimonio, Comunidad y Cultura Local”
KAREN G. MENA AVILÉS.

Universidad de Santiago de Chile
Facultad de Humanidades

Santiago, Chile.
2011









viernes, 3 de agosto de 2012

LA GRAN EMBAJADA DEL AMOR

Considero de relevante importancia recordar un verdadero hito historico, como lo son los cincuenta y dos años, ininterrumpidos de esta cofradia cuyo nombre es: "Los Pascueros de Lebu". Esta noble inquietud por visitar a los niños de la cordillera de Nahuelbuta, ya se ha convertido en la gran tradición durante el mes de enero de cada año, y es asi como esta gran embajada del amor visita y se interna cada mes de enero en la zona de "Agua del molino de los maquis". El gran gestor e iniciador de esta hermandad, es Sergio Faundez Rebolledo, que ha venido apadrinando por cincuenta y dos largos años, a más de cinco generaciones y cuya condición humana ha logrado hacer crecer esta misión ejemplar, porque cabe destacar que Sergio Faundez Rebolledo, ha formado un equipo entre los que se cuentan medicos, escritores, y profesores, que año a año han ido cubriendo las necesidades más urgentes de los niños, los que también entre regalos, reciben este caudal de atenciones en medio del amor de este valioso equipo humano que se prepara durante el año para la historica visita. Los niños reciben con sus bracitos abiertos estos tres dias en que comparten con un grado de felicidad impresionante. Felizmente a partir de 1959, no ha habido ni un solo año, que estas visitas no hayan logrado con el favor de Dios, el anhelado objetivo, celebramos los cincuenta y dos años de esta valiente hazaña que en sus comienzos, por la topografia de la época, sólo se podia lograr cruzando el rio a caballo con un sin número de dificultades y que sin embargo, nunca se interrumpio ni una sola visita, por aquel entonces a este aislado lugar. Rindo mi más ferviente homenaje a este servidor y notable hombre público, que es Sergio Faundez Rebolledo, un hijo de Lebu (hermano ademas del poeta lebulense Luis Antonio Faundez) que tambíen vale recordar batió todos los records en las veinticuatro giras, hechas con sus alumnos en su calidad de profesor e inspector general en las aulas educacionales de nuestro querido Lebu, y me es oportuno recordar también su valioso aporte por largos años en una de las ramas del deporte que han quedado registradas en nuestra memoria historica en las que Faundez fue su gran entrenador y asi recogiendo el cariño de quienes le recuerdan y valoran. Sergio Faundez Rebolledo aunque ya está retirado de las aulas escolares, aun sigue siendo el profesor de siempre y el inseparable amigo de los niños, quienes reciben mensualmente esas tradicionales calugas de leche que segun Sergio, acompañan y endulzan el recreo de los más pequeños. Hoy con más comodidad y un mayor cargamento parte este viernes 8 de enero del 2011, muy temprano esta gran familia y quiero cerrar este que es mi gran reconocimiento a todas esas personas resaltando la sincera y valiosa participación del destacado escritor y gestor cultural, Patricio Figueroa Gonzales, editor y propietario ademas de la revista cultural "El Bote". y resaltando también el importante apoyo de la distinguida gobernadora de Arauco, la señora Flor Weisse, quien ha demostrado un profundo interes por esta misión. Misión que en forma silenciosa y casi anonima hoy sobresale como ejemplo en los frutos del amor que no son más  si no el reflejo de la tierra de nuestro incomparable Lebu.



Publicado en la Revista Cultural "El Bote", n 75, Enero 2011, Lebu.



domingo, 20 de noviembre de 2011

NAVIDADES Y AÑO NUEVO

Las fiestas de fin de año, Navidad y Año nuevo, las celebrabamos con mi familia como lo hace el resto de los chilenos. Nos reuniamos esa noche en casa y a regañadientes los menores nos acostabamos temprano. A las doce de la noche, cuando recien habiamos pegado los ojos, nos despertaban para decirnos que habia pasado el Viejo Pascuero. Ahi saltabamos de la cama y corriamos al arbol para abrir los vistosos paquetes que contenian muñecas y otros juguetes de niñas.
Para mi era particularmente intrigante el hecho de que no podiamos cer al Viejo Pascuero. Recuerdo que mis padres eran muy terminantes en eso. Si estabamos levantadas, el buen hombre de la larga barba y el traje rojo, pasaria de largo y no tendriamos regalos. Por mas esfuerzos que haciamos con mis hermanos, nunca conseguimos mantenernos despiertas para ver la llegada del hombre fantastico que tan generosamenter repartia regalos entre los niños.
Yo tenia muchas preguntas, que le hacia a mi mama y tambien a mi padre. Me intrigaba por ejemplo, de donde sacaria el dinero para comprar tantos regalos que repartia por toda la ciudad. Mas aun cuando supe que repartia obsequios a TODOS los niños del mundo. Debe ser un hombre muy rico, me acuerdo que le dije a mi mama. Ella rio y me dio una explicacion que no me aclaro para nada la situacion. Al contrario, me dejo mas confundida. Me conto que los papas le enviaban dinero que reunian durante el año junto con la lista de regalos y que el los fabricaba en su casa del Polo Norte, donde lo ayudaba un batallon de enanitos, duendes y hadas, que trababajaban intensamente para cumplir con todos.
Cuando recuerdo aquellas navidades, no puedo evitar emocionarme y me imagino que lo mismo le ocurre a todo el mundo. La ilusion de los pequeños es algo tan valioso, que deberiamos mantenerla lo mas posible. Cuando se ha tenido una infancia feliz, con buenos recuerdos, particularmente de la Navidad y el Año Nuevo, tendra muy posiblemente una vida adulta equilibrada y rica espiritualmente y lo mas probable es que transmita estas vivencias a sus hijos. De esta manera, creo yo, se van formando las familias fuertes, unidas y estables. Lo del Año Nuevo, es otro cuento. Lo normal es que llegaran de visita  los tios y tias y juntos esperabamos las doce y todos se daban muchos abrazos. La verdad es que para los niños no era muy entretenido lo del Año Nuevo. Era una fiesta para mayores y nos permitian estar solo hasta determinada hora. Despues, todos los niños a la cama, donde luego de darnos muchas vueltas, nos quedabamos dormidos escuchando el bullicio que hacian los grandes en medio de risas y brindis por el año nuevo que ya llegaba. Cuando daban las doce de la noche, el ruido aumentaba y la algabaria se apoderaba de la gente por el nuevo año. Me acuerdo que mi padre se asomaba a nuestro dormitorio a ver si estabamos despiertas. A veces era asi y entonces entraba y nos daba un gran abrazo a ambas. Despues llegaba mi madre y despues de este instante especial, continuabamos con nuestro sueño. Mientras, ellos volvian al baile que ya estaba en pleno desarrollo.
Estas fiestas marcaban el inicio de otra epoca esperada. Las vacaciones. Empezaban entonces los paseos a la playa o al campo, donde los dias comenzaban a ser muy entretenidos. El animo de los mayores mejoraba y en general todo el mundo estaba como de buen humor y toleraba mejor las travesuras de los niños que no podian mas de energia desbordante. Se planeaban las salidas y se preparaban, entonces, los traje baños y todos los implementos de uso comun en estas actividades; pero de esa epoca comentaremos otro dia.    
  
Publicado en la Revista Cultural "El Bote", n 74, Diciembre, 2010, Lebu.

88 AÑOS DE LA PRIMERA TRANSMISIÒN RADIAL EN CHILE


He querido traer a esta crónica el recuerdo de una parte de la memoria histórica que da cuenta de la primera transmisión radial en Chile. Este asombroso acontecimiento ocurre un sábado 19 de agosto de 1922, cuando un cercano carrillon señalaba con su campanada, las 21: 30 hrs. Hasta el Hall central del Diario "El mercurio" de Santiago, llegaban unas docientas personas para presenciar este acontecimiento. Cursaron la invitacion sus creadores, Arturo Salazar, profesor de la Facultad de física de la Universidad de Chile (y además amigo personal de Thomas Alva Edison) y su ayudante, el joven estudiante de agronomía Enrique Sazie. Los acordes de la famosa marcha de los aliados, daba con sus notas la partida a este magno acontecimiento que tuvo en aquella oportunidad un alcance de 100 kilómetros a la redonda, llegando sus ondas hasta el puerto de Valparaiso. Han pasado 88 años desde aquel histórico momento en que nace esta gran amiga y fiel compañera "La Radio".
Esta primera transmisión en Chile, se efectúa solo con dos años de diferencia de la primera transmisión radial en el mundo realizada en EEUU en 1920. Podemos decir entonces que nuestro país es pionero en este campo, pues a EEUU, le siguen Chile y Argentina. La radiotelefonía nacional tuvo su "época de oro" entre los años 40 y 60, periodo en que se crean programas de extraordinario nivel cultural que permiten a los oyentes mejorar en forma asombrosa sus conocimientos. Ya en la década del 40 se había puesto de moda el lema "Gobernar es educar" que correspondió a una iniciativa del gobierno de Pedro Aguirre Cerda, (quien también hizo una visita histórica a Lebu), durante cuyo mandato, mediante un decreto, se obligo a la radio a impartir una hora diaria de programas educativos.
Recuerdo unos años mas tarde programas como "Adiós al séptimo de linea", creación original de Jorge Inostroza, que cautivo con esos asombrosos episodios, que nos parecían tan reales, acaparando la atención de toda la familia, junto al receptor de radio. Tal vez usted tuvo o se acuerda de esa radio Telefunken con ojo mágico, que irradiaba desde sus tubos encendidos el suave calorcito que nos encantaba y que hacia tan especial estos momentos junto a ella. Así era la magia de la radio. El escenario lo creábamos nosotros, despertando y echando a correr todo nuestro universo imaginario. Recuerdo como muchos nos reuníamos con este fin en torno al receptor, lo que permitia una vida familiar mas unida. Para mi la radio sera siempre un verdadero milagro. Aquellos eran los tiempos de los grandes radio teatros. Los habían, románticos, históricos y de suspenso, como fue otro gran hito de la radiotelefonía: "El Siniestro Doctor Mortis", creación original de Juan Marino, que inspirado en el actor Boris Karloff, comenzo a escribir en la ciudad de Punta Arenas. Como olvidar aquella terrorífica carcajada que lanzaba cada medianoche para anunciar el titulo del respectivo cuento. Inolvidable resulta el solo mencionarlo. Estos elencos de actores de radio teatros también llevaron a la radio las grandes obras de la literatura universal, y se producía un gran fenómeno que muchas veces se comento, que la gente entendía mas escuchando estas obras por radio que viéndolas posteriormente en el cine. No hay que olvidar que los escritores estuvieron presentes en todo este trabajo realizado por las compasáis de teatro. El registro de la desaparecida e inolvidable Radio Minería, deja grandes programas imborrables para la memoria de los chilenos, como los ya citados de radio teatro. Cuanta nostalgia nos trae recordar "El Correo de Minería", o tal vez el personal estilo del desaparecido periodista Luis Hernandez Parker, que marco toda una época. El fenómeno "Discomania", programa creado y conducido por el ya desaparecido señor del micrófono Don Raúl Matas, que dejo todo un legado que felizmente podemos aun encontrar en el estilo de algunas radios. Programas que dejaron muy en alto nuestra historia radial. Hoy los añoramos porque influyeron en el desarrollo de múltiples valores de nuestra sociedad. Felizmente todavía existe esta pasión por la "Radio". En este pasado mes de agosto en que la historia recuerda su primera e histórica transmisión, quiero hacer un reconocimiento a esta sacrificada y valiente misión, y destacar dos radios locales: "Proyección" y "La Ciudad", radios que dejan al descubierto el compromiso y el amor al micrófono especialmente en las horas dificiles que ya todos conocemos.
Dentro de esta familia radial, es relevante la presencia de un gran radiomano de la provincia. Me refiero al comunicador social Ovidio Vega, hombre de gran prosapia, quien en sus primeros pasos en el mundo radial en la década del 50, como corresponsal de la radio "Almirante Latorre", de Talcahuano, y que hoy, como Director y Propietario de la "Radio Antares", de Los Álamos, ha sabido llevar la linea de la vieja vanguardia de la radiotelefonia chilena. La "Radio Antares", va dirigida al rescate del patrimonio radial. Celebro la cuidada y selecta programacion y muy especialmente el empeño de capturar nuevamente los desaparecidos radioteatros y la importancia de estos, tema digno de investigar. La "Radio Antares", aparece al mundo radial en junio de 1997, y se funda en los principios de formar, entretener y acompañar.

Publicado en la Revista Cultural "El Bote", n 72, Septiembre, 2010, Lebu.

UN PASEO POR LA FERIA DEL LIBRO USADO



El mes de febrero es para muchos el ultimo mes de las vacaciones. Las calles se ven mas vacías y la ciudad de Santiago, parece envuelta en una atmósfera crepuscular, sin embargo para otros el mes de febrero tiene que ver con un suceso memorable y cargado de nostalgia, como es la tradicional "Feria del libro usado", que organiza la Universidad Mayor, en su sede del centro de Santiago, allí donde antiguamente funciono el Colegio "Rosa Santiago Concha". Esta antigua casona con sus tres patios se convierte todos los años (con excepción de otras versiones donde se efectuó en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Mayor), en un escenario fascinante. Diríamos que nos trasladamos a otra época apenas cruzamos el umbral y que el tiempo se detiene en cada pagina de un libro que abrimos y en cada conversacion que tenemos. Y ya que nos remontamos en el tiempo, es preciso hacer un recuento de las versiones anteriores de esta feria. diremos que la primera versión data del año 1994, y desde entonces se ha venido realizando ininterrumpidamente con sus 43 expositores, en su mayoría dueños de las librerías de viejo mas emblemáticas de Santiago, como es por ejemplo, el caso del destacado dramaturgo Luis Rivano, quien junto a su hijo Octavio, son sin duda los rostros mas visibles y representativos. Panomara obligado para los amantes para los amantes de la literatura y obviamente de los propios escritores, es esta Feria del Libro Usado, donde uno se puede encontrar con el libro largamente buscado y hallarse, quizás con algún libro inesperado. Porque esa es la magia que envuelve a este lugar; el encuentro o el reencuentro con esas primeras ediciones. Justamente es aquí donde todo lo que nuestra curiosidad de bibliofolo puede exigir queda satisfecha. Ello la hace única en su tipo dentro de las ferias del libro que se organizan en la ciudad de Santiago. Pero no es solamente la venta y exhibicion de libros lo que se desarrolla en esta feria. También se han realizado diversas actividades culturales como lecturas de poesía y ciclos de cine, además de las ya celebres exposiciones que realiza Octavio Rivano, quien, es a nuestro juicio, un erudito en materia de literatura chilena y quien esta preparando actualmente el mas completo y acucioso diccionario de literatura chilena.
Hasta ahora se han realizado las siguen tes exposiciones:
1994: Primeras Ediciones, manuscritos y documentos de autores chilenos.
1995: Tapas ilustradas de libros
1996: Cuatro grandes de la literatura chilena
1997: Lecturas para mujeres, recopilacion hecha por Gabriela Mistral
1998: Paginas de Chile
2000: 50 años de teatro Chileno 1900-1950
2002: Homenaje al texto escolar chileno
2005: El diccionario, Testimonio de cultura
2007: La obra de Oreste Plath
2008: La chilenidad en nuestra poesía
2009: Familias de Escritores
2010: Bicentenario de Chile
y este 2011, se realizo una exposición de los escritores Isabel Allende y Mario Vargas Llosa, recientemente laureados con el Premio Nacional y Nobel de literatura.

Caminamos por el recinto de la feria y conversamos largamente con Octavio Rivano. Hablamos de los escritores chilenos recientemente como Enrique Valdes, Ricardo Navia, Guillermo Blanco, entre otros. Que mejor lugar que este parea recordarlos, allí en medio de ese olor a libro viejo. Sabemos que todos ellos están ahí, y que de alguna manera también conversan con nosotros, porque cada uno sigue permaneciendo en los libros.

Y de los libros que vemos, para que hablar. Vemos primeras ediciones firmadas, como por ejemplo varios libros de Pablo Neruda, encontramos también una biografía de Teresa Wills Montt, y , para nuestro asombro, unos ejemplares en muy buen estado de las obras "Mitopolis" y "El chileno en Madrid" de Joaquin Edwards Bello, los cuales están en el puesto del dramaturgo Luis Rivano. con quien también conversamos y quien nos expresa su admiracion perpetua por la película "Lo que el viento se llevo". Seguimos nuestro paseo y en otro puesto nos encontramos con el libro: "Memorias de medio siglo" de Mario Ferrero. Ahi mismo leemos algunas de sus paginas donde hallamos evocaciones pintorescas y hermosas de Pablo Neruda, Vicente Huidobro, Pablo de Rokha, Teofilo Cid, y Rolando Cardenas, entre otros. No podemos sino llevarnos aquel libro y una vez que salimos de la Feria, continuamos la lectura mientras pasamos por el lugar exacto donde funciono antes el "Cafe Iris".

Seguimos nuestro recorrido y extrañamos a nuestra querida amiga Carmen Bobadilla. Nos enteramos que este año no pudo participar por problemas de salud, como tambien extrañamos a nuestro amigo el poeta Cristian Arregui Berger, quien se encuentra viviendo en Coyhaique. Saludamos a Eduardo Morel, conocido librero, también experto en primeras y extrañas ediciones de poesía chilena, y también conversamos con el poeta Javier Abarca Medel, coautor de las obras completas del poeta Gustavo Ossorio. Y finalmente nos detenemos en el puesto de otro querido amigo, Don Victor Hugo Valenzuela Saez, quien evoca emocionadamente los tiempos de la radio telefonía nacional y nos recita un poema de su autoría. Por un momento nos sentimos rodeados de fantasmas, el tiempo parece haberse detenido, esa atmósfera crepuscular se cierne sobre nosotros, todos parecemos estar envueltos en ella porque ahí adentro en medio de los libros y de las conversaciones vivimos un tiempo distinto. Ya al irnos volvemos donde Octavio Rivano quien nos comenta la posibilidad de llevar esta feria para la ciudad de Concepción, y pensamos en Lebu, en la posibilidad de traerla hasta aquí. Con esa idea y proyecto futuro, cruzamos otra vez el umbral de la casona y salimos al exterior, donde ya empieza a anochecer en calle Santo Domingo, y dejamos atrás las antiguas casonas que nos ven alejarnos del lugar.

STELLA DIAZ VARIN EN NUESTRA MEMORIA


Hablar de la poeta chilena Stella Diaz Varin, nos traslada inmediatamente a ese Santiago de la dècada del cincuenta, donde cronologicamente se ubica lo que se conociò como "La generaciòn del cincuenta" bautizada asi por el escritor Enrique Lafourcade, segùn consta en nuestra historia literaria. Esta poeta chilena nacida en la Serena el 11 de agosto de 1926, fue dentro de las mujeres de esta generaciòn la figura màs fulgurante y emblemàtica debido a su fuerte personalidad y a una obra pòetica, que aunque no fue numerosa, podemos situarla con propiedad como la mayor voz de la poesia femenina chilena despuès de Gabriela Mistral.
Stella Diaz Varin fue autora de libros como: "Razòn de mi ser", "Tiempo, medida imaginaria", "Sinfonia del hombre fosil" y "Los dones previsibles"; pero sin duda lo màs importante es que hizo de su vida y de su obra una sola cosa: viviò para la poesia hasta hacerla "Razon de mi ser".
Deciamos que fue miembro de la "Generaciòn del cincuenta" por lo tanto debemos imaginar una mujer de cabellera colorina, de voz y belleza exhuberante, que pasaba noches de bohemia en distintos locales y restaurantes de aquel entonces, junto a sus amigos Enrique Lihn y Alejandro Jodorowsky, entre otros. La poesia reinaba en esas vidas y no quedaba otra salida que arriesgar todo por ella. Asi pasaron los años y Stella Diaz Varin sigiò conservando su sello inconfundible, contra viento y marea defendiò una voluntad de ser, un habitar poetico que, con todas las incomprensiones existentes, fue llevado hasta sus ùltimas consecuencias, hasta hacer de ella una de las leyendas màs complejas e interesantes de toda la poesia chilena. Stella Diaz Varin no renunciò a si misma. A pesar ya de su avanzada edad, era aquella mujer joven y fuerte que seguia haciendo de la noche y de la bohemia su refugio y su signo. Asi es como tuve el honor de conocerla, una tarde de inviernp en el Centro Cultural de Espàña con motivo del lanzamiento de la Revista Derrame n 6. Ella estaba ahi acompañada, siempre su figura era de una relampagueante voz que se podia reconocver entre miles. Stella Diaz Varin ademàs fue una gran amiga y còmplice del grupo surrealista "Derrame".
Esa tarde antes y despuès de la presentaciòn, entablamos una muy grata y entretenida conversaciòn. Estaban ademàs entre otros el poeta Edmundo Herrera y el escritor Patricio Figueroa Gonzàlez, quien gentilmente viajò desde Lebu, para asistir tambièn a este evento a quien ademas debo destacar porque intervino en algùn momento de la presentaciòn de la revista, haciendo una breve y emotiva semblanza de Lebu, para luego dejarnos el saludo de su gente y tambièrn trayendo la imagen de las gaviotas, del viento y del mar. Esto causò una muy buena impresiòn en Stella Diaz Varin quien se refiriò despuès a Patricio Figueroa Gonzàlez como un "hombre de excelencia".
Stella Diaz Varin asistia en forma incondicional a todos los actos organizados por este grupo de poetas y pintores surrealistas porque era una amiga inseparable de ellos. Esa noche, luego del lanzamiento de la revista, nos fuimos a mi casa en la comuna de Ñuñoa, y por supuesto que entre todos estos escritores iba Stella Diaz Varin, la màs entusiasta con la idea de seguir esta tertulia de amanecida. Esa noche èramos mas o menos cuarenta personas en su mayoria artistas. La mesa estaba muy buen dispuesta y regada pata tan honrosa visita. Nuestra insigne poeta se sentò en un extremo de la mesa y asi comenzò mla velada. Stella Diaz Varin comenzò a contar anècdotas en medio de canciones de Charles Aznavour y paras mi fue una fuerte impresiòn conocer en un plano màs personal a esta interesante figura, porque màs allà de leer sus poemas, estaba esa figura, ahi estaba todo ese pasado, verla alli sentada, hablando, riendo era ver tambièn a Pablo Neruda, a Pablo de Rokha y a Vicente Huidobro. Ahi estaba frente a nosotros una leyenda viva de la poesia chilena. Stella Diaz Varin hizo emotivos recuerdos, aunque no faltò tampoco alguna alusiòn a alguen que detestara profundamente, pero todo con una gracia y un entido del humor ùnicos. Asì vimos que su pasiòn por la vida y la poesia estaba inalterable. Esa noche amaneciò en mi casa, pidiò escuchar de nuevo algunos discos, sobre todo lo de Lucho Gatica, y pos supuesto pidiò escuchar de nuevo "La bomehia" de Charles Aznavour, quizàs tambièn derramò algunas làgrimas. Recuerdo con nitidez que nos adentramos en una conversaciòn sobre Lebu, (una de tantas e interminables conversaciones), ella tenia interes en conocer Lebu, queria conocer su gente, su paisaje, las minas, queria beber una copa de vino frente al muelle, queria ver fotografias de los barcos hundidos en ese lugar. En un momento de la conversacion se refiriò a la caza de las ballenas y a la extinciòn de estas ùltimas y dijo la csiguente frase:"En Lebu no hay ballenas, pero hay poetas", Stella Diaz Varin queria conocer Lebu, por esa la razòn le propusimos que fuera a Lebu y aceptò de inmediato, entonces junto a Patricio Figueroa Gonzàlez y a la Agrupacion Cultural "Viento Sur"organizamos un segundo encuentro regional de literatura, donde la principal invitada seria justamente Stella Diaz Varin, pero por esas razones muchas veces inexplicables del destino, Stella no pudo viajar, ya que una dificil enfermedad comenzaba a hacer estagos en ella. Muchos afiches quedaron en la cuidad de Lebu anunciando este evento y ahi estaba su nombre. Queda en mi recuerdo esa noche inolvidable, pero tambièn el recuerdo del dia siguente ya que pos supuesto no todo termino ahi. Llegò el amanecer y estabamos junto a la chimenea conversando y era una anècdota tras otra, las que relataba. Llegò la mañana, saliò el sol y tomamos el consomè de las seis de la mañana a la usanza de la antigua bohemia, asi permanecimos todo el dia (aunque sin los demàs comensales) porque la velada con Stella Diaz Varin llegò hasta las diez de la noche, hora en que tuvo que volver a su casa. Nunca voy a olvidar que antes de irse pidiò escuchar por ùltima vez dos discos de Lucho Gatica y de Charles Aznavour. Como voy a olvidarme si ella misma me comentò que le gustaria ser despedida de este mundo con aquellas canciones y desgrasciadamente no fue asi.
Recuerdo entonces que al despedirme de ella esa tarde, quizàs no alcancè a comprender que seria la ùltima vez que la veria, pero si comprendi que me consideraba una amiga, tal como me lo dijo. Stella Diaz Varin falleciò en Santiago el 13 de junio del 2006 y asistimos asu despedida en la Sociedad de Escritores de Chile. Hoy me queda una sensaciòn dificil de definir por cuanto tal vez no vuelva a conocer a alguen como ella, como dificil serà olvidar su impresionante memoria, a quien le rindo hoy mi tributo en este mes de su cuarto aniversario, porque esa poeta de cabellera colorina, vive en su poesia insobornable, enigmatica y valiente y en su recuerdo volvemos a escuchar esos viejos discos de vinilo.


ELLA

Ella estaba parida tristemente sobre una ola,
tambièn reciuèn parida. Y era su substancia de
amortiguado rostro revivido, como la mano empuñada de rojo.
Y perennemente sola como el signo de su frente. Ella y el viento azul mecièndola
como un padre, con algo de brutal y algo de amoroso.
Ella tenia asida a la cintura la acordonada mano del amigo. Tanta enramada
para tanta sangre. Ella estaba parada como un pequeño invierno sedentario
y en los ojos le bailaba la muerte.
Para existir despuès de tanta primavera,
ella debiò tener un silencio estatuario en su ùnica arruga frontal.

Del libro: "Sinfonìa del hombre fòsil.


Publicado en la Revista Cultural "El Bote", n 70, Junio, 2010, Lebu.