viernes, 12 de febrero de 2016

HOMENAJE AL POETA GONZALO ROJAS PIZARRO EN SU CENTENARIO



El 20 de diciembre del presente año, se conmemora el centenario del poeta Gonzalo Rojas Pizarro.
Esta crónica quiere ser de alguna manera un viaje hacia los orígenes del poeta en su Lebu Natal. Un poco de historia: Hacia1902 Josè Abraham Pizarro terminaba sus estudios superiores en la ciudad de La Serena. Buscando una oportunidad de trabajo postula a una importante fundiciòn cuprífera en Tamaya, (pequeño pueblo ubicado entre Coquimbo y La Serena) propiedad de los señores Errazuriz, (quienes eran dueños también de los nuevos frentes carboníferos que se abrían en Lebu), y no encontrando ninguna vacante, le sugieren estos ùltimos ir a Lebu donde de inmediato se emplea como contador general de la naciente Compañía Carbonifera de Lebu. Es asi como Josè Abraham Pizarro y sus jóvenes hermanos: Josè Ramon, Paula, Domitila y Celia (la menor de sus hermanas) abandonan Ovalle, embarcándose en el puerto de Coquimbo; el destino seria Lebu.
Hacia 1903 el joven Juan Antonio Rojas Villalon atraído por la buena fama que estaban teniendo las faenas mineras en el puerto de Lebu, decide dejar Ovalle. El destino seria el mismo: Lebu
La apertura de nuevos frentes carboníferos en el sector de MIllaneco permitió que el joven minero Juan Antonio Rojas Villalon se incorporara rápidamente a las cuadrillas de trabajadores. En Lebu se reencontraria providencialmente con Celia Pizarro, cuya amistad se había iniciado en Ovalle. La plaza de Lebu con sus aromáticas lilas y sus frondosos arcos de rosales, su fuente de agua que por aquel entonces se encontraba al centro de la plaza (donada por Benjamin Vicuña Mackenna), fue el escenario de este corto romance, que culminaria en matrimonio durante 1904. De este matrimonio nacen 8 hijos, falleciendo en forma prematura las dos primeras hijas. Luego vinieron: Maria Elisa, Rebeca, Berta, Jacinto, Gonzalo Mario, y el menor de todos ellos Juan Antonio Rojas Pizarro.
Las dos hermanitas prematuramente fallecidas nacen en Millaneco. Las tres hermanas que siguen nacen en el cerro la Cruz y por último los tres últimos hermanos nacen en la conocida casa de madera de calle Saavedra, aquella que Gonzalo Rojas Pizarro inmortalizo en uno de sus mas conocidos y hermosos poemas: “Carbon”. “Esta es la casa de roble que tu mismo construiste”, rememora el poeta.
En esta casa el poeta, absorbe en silencio la innumerable belleza del mágico Lebu, la que fue almacenando en su privilegiada memoria infantil, para luego dejarla convertida en palabra que voló por el mundo llevando a Lebu a todas las latitudes, porque la poesía de Gonzalo Rojas es torrencial, torrencial como la lluvia que tanto amó en su niñez, torrencial como la lluvia que una noche cubría a su padre Juan Antonio rojas y a su caballo en la puerta de la casa. En 1921 muere su padre Juan Antonio Rojas Villalon. Celia debe abandonar la casa de calle Saavedra. Desde ese año y hasta1925, Celia Pizarro vive con sus seis hijos al amparo y protección de su hermano mayor Josè Abraham Pizarro y su cuñada Blanca Hortensia Soto, mis abuelos paternos. En ese periodo, concretamente marzo de 1923 nace mi padre José Alejandro Pizarro Soto. Este ultimo periodo de Gonzalo Rojas y sus hermanos en la casa de Boca Lebu
Fue de grandes afectos y lazos familiares que de alguna forma compensaron la perdida de su padre. que no fue asimilada totalmente por el pequeño Gonzalo, en efecto cuando nació mi padre Alejandro Pizarro en 1923, recibió una serie de regalos, entre ellos un potro colorado, que finalmente termina siendo del niño Gonzalo Rojas. Tardes enteras lo contemplaba en el patio trasero de la casa que con lindaba con el cerro, también lo llevaba a pastar por todos los potreros de Boca Lebu. Menciono este episodio del potro colorado porque según testimonio del propio poeta el siente por primera vez la perdida del padre cuando este potro colorado una noche de gran tormenta y temporal de viento y lluvia, se asusta ante la caída de unos arboles y corre hasta desaparecer. Nunca más lo encontrarían
En 1925 Gonzalo Rojas junto a su madre, su tia Domitila (quien nunca se caso) y a sus hermanos emigran a Concepción. Alli Celia Pizarro abrió una pensión de estudiantes lo que permitió solventar los gastos de crianza y educación de sus seis hijos. Domitila Pizarro, hermana mayor de Celia, soltera y querendona estuvo hasta su muerte con sus sobrinos, los trajo al mundo, ayudando en el parto de cada uno de ellos Domitila Pizarro permanece con Celia hasta que esta última fallece de Cancer en 1940.
Esta evocaciòn de Gonzalo Rojas y su niñez en Lebu, que he querido plasmar en esta crónica  aportando algunos antecedentes familiares, como ya dije es un homenaje al poeta en su centenario, un homenaje al niño que escribió con un relámpago sobre el rio que brilla veloz como un cuchillo, Lebu por siempre perpetuado en la obra de Gonzalo Rojas Feliz centenario Gonzalo Rojas Pizarro.







































jueves, 14 de enero de 2016

HOMENAJE AL PINTOR JORGE LOZANO OBREQUE













La reciente partida del pintor Jorge Lozano Obreque, acaecida el pasado 3 de enero a la edad de 80 años, me remonta necesariamente a ese Lebu que conoci en mi niñez, a las conversaciones de mi padre con sus amigos más entrañables, al sonido del tren aproximándose, al sonido de platos en el mercado, al aroma del carbòn emanando desde Boca Lebu.
En rigor el nombre de Jorge Lozano esta ligado a tantos recuerdos, e impresiones de ese Lebu inolvidable. En efecto Jorge Lozano, nace en Lebu. Sus padres: Rosario Obreque Fernandez y Jose Maria Lozano Rocha. Tiene seis hermanos: Lucrecia, Isolina, Eliana, Hugo, Rosita.Su madre desde el fundo de Quiapo mantuvo una estrecha relación con Hortensia Soto Figueroa, de modo que las familias Lozano y Pizarro (fuera de ser dos de las familias màs representativas y tradicionales de Lebu) tuvieron desde siermpre gran cercanía. Sus primeras obras (durante el periodo escolar) fueron carboncillos donde retrataba a personajes de la historia, posteriormente cursa estudios en la Escuela normal de Victoria y de Traiguen, egresando como profesor normalista. Contrae nupcias con Edith Gonzalèz, naciendo de esa unión sus tres hijos: Jorge, Mauricio y Claudio Lozano.
La pasión por la pintura continuò hasta convertirse con el tiempo en el artista visual màs importante en la historia de Lebu, y que junto a otros ilustres como Jose Alejandro Pizarro, Gabriela Pizarro, Gonzalo Rojas, Rigoberto Iglesias, contribuyo con su obra pictórica a enriquecer culturalmente a esta ciudad. Al apreciar sus cuadros se denota la  herencia pictórica de maestros como Alberto Valenzuela Llanos, Juan Francisco Gonzalez, Pedro Lira, etc. Su devoción por el paisaje y el retrato lo llevo a inscribirse de forma natural en la corriente naturalista y a entregar durante toda su vida en forma silenciosa y modesta una obra importante que traspaso las fronteras de su ciudad natal tal como lo demuestran las exposiciones que enumero a continuacion: Hotel Sheraton, Santiago, Casino Municipal, Viña del Mar, Club social, Parral, Club social, Arauco, Club social, Cañete, Salón municipal, Lebu, Municipalidad, Olmué, Instituto chileno-francés, Santiago, Instituto cultural de Ñuñoa, Santiago, Galería universitaria, Concepción, Miami beach, Florida, EE.UU, Coconut Grove, Florida, EE.UU, Club de la República, Santiago. Pacientemente creaba durante días enteros en su casa taller de calle Escanilla en la nostálgica comuna de independencia, de Santiago. Una de sus ultimas exposiciones individuales se llevò acabo en el Centro de la cultura y las artes Walter Ramirez, donde personalmente explico las técnicas, motivaciones y contenidos de sus obras en la forma calida, modesta y amena que siempre lo caracterizò. Cabe destacar también su participación en 2013 como jurado en el II concurso de artesania local. Como muestra de la importancia y del lugar del pintor Jorge Lozano en la historia local de Lebu, se le encargo la serie de retratos de los hijos ilustres de de Lebu, Jose Alejandro Pizarro, Gabriela Pizarro y Gonzalo Rojas, además del retrato del ex alcalde de Lebu Walter Ramirez., que se encuentran todos en el salón de honor de la ilustre Municipalidad de Lebu. Lebu en atención a su magnifico aporte a las plástica local y nacional lo designa hijo ilustre. He querido en esta crónica rendir un homenaje al pintor Jorge Lozano Obreque, por todo lo que nos entrego, por su pasión por la pintura, y por su gran calidad como ser humano, Lebu te recibe, te recuerda, y perpetua tu invaluable legado, no has colgado
tus pinceles, al contrario desde ahora retrataras el paisaje de Lebu en forma infinita, Jorge Lozano ahora eres una estrella màs en el sur.



















































miércoles, 9 de diciembre de 2015

COPA HISTORIADOR ALEJANDRO PIZARRO SOTO



Conversando una tarde con mi hermano Alejandro Pizarro Álvarez, surgió en ambos la inquietud de homenajear a nuestro padre de una forma distinta, fue así como en una idea de aunar el viejo concepto de que deporte y cultura van juntos, decidimos gestionar la “Copa Historiador Alejandro Pizarro Soto “, como una forma de rendirle un homenaje ya no desde el mundo intelectual o desde el ámbito natural del que fue su quehacer, las bibliotecas, sino desde la juventud y el deporte mismo, como una forma de posicionar el nombre de nuestro historiador en un contexto más amplio que el propio. Así mismo nos pareció que era una muy buena instancia que bajo su nombre, una vez más el deporte y la cultura se manifestaran simultáneamente como siempre lo han hecho, siendo este un hecho inaugural y esperamos de gran proyección en la historia del deporte local. Fue así como contactamos a Lino Venturelli, encargado de deportes de la Municipalidad de Lebu, quien desde el primer momento acogió con gran entusiasmo y diligencia nuestra idea. Los agentes principales de esta actividad comenzaron también a dar forma a esta copa. Mi hermano Alejandro, entrenador de Fútbol en el complejo “Dragones de la Reina” de Santiago, y director técnico de la Escuela de Fútbol club deportivo “Alianza oriente”, puso manos a la obra y motivò a su equipo para viajar a Lebu a disputar esta copa. La respuesta fue muy entusiasta, todos los muchachos querían conocer la tierra del padre de su entrenador. Fue así como una lluviosa mañana fuimos con Alejandro a buscar la copa misma, nada más ni nada menos que a la galería de San Diego 119, ese lugar tan amado por nuestro padre. Mientras comprábamos la copa y conversábamos del pasado con los dueños de la broncería, la lluvia golpeó torrencialmente los techos de la galería,” Lebu, Lebu”, gritamos junto a mi hijo Rodrigo y a mi hermano Alejandro. La suerte estaba echada. La fecha de la Copa seria el sábado 7 de noviembre. Por parte de la Escuela de Fútbol "Ciudad del viento" de Lebu, la respuesta también fue de un gran entusiasmo. Viajamos a Lebu un día antes, y para nuestra sorpresa nos enteramos que el clan Pizarro se daría una vez más cita en esta querida Ciudad: Llego mi hermano José Alfonso Pizarro Álvarez junto a su hijo José Alfonso Pizarro Guerra y llegó también Martita Millahual, viuda de Pizarro. Ya estábamos todos. El mismo día 7 llegó muy temprano la delegación de Santiago, vimos de pronto a un grupo de jóvenes caminar por calle Saavedra, recién habían llegado y ya estaban conociendo, y descubriendo parte de los lugares patrimoniales de Lebu. Se alojaron en el Gimnasio Liceo Politécnico Rigoberto Iglesias Bastias. Mas tarde los vimos nuevamente pero cruzando ahora el puente de Lebu. Por la tarde ya estábamos todos en el Estadio Municipal de Lebu, en compañía de las sgtes y distinguidas autoridades: Sr, Cristian Peña, Alcalde de Lebu, cuyo discurso de inauguración y bienvenida resaltó la entrañable amistad entre nuestros padres, (Abel Peña y Alejandro Pizarro), Sr Lino Venturelli encargado de deportes de la Municipalidad de Lebu, Sr Jorge Castro en representación del Rotary Club y de la Cámara de Turismo de Lebu, y Don Sergio Faùndez, gran gestor cultural que como siempre nos honra con su amistad y apoyo en todas nuestras actividades. Emotivo fue también el discurso de mi hermano Alejandro quien resaltó un dato histórico muy relevante para la historia del deporte local, la Fundación del Club "Colo Colo" en Lebu y el papel que tuvo Abraham Pizarro en este hecho quien en su calidad de regidor en Lebu manda a buscar a Inglaterra los primeros balones de fútbol, que por supuesto llegan aquella vez por vía marítima en medio del revuelo que causó este regalo entre los primeros socios del club Colo Colo.
Disputaban el 7 de marzo a las 17: 00 hrs la "Copa Historiador Alejandro Pizarro Soto", Escuelas de Fútbol de Lebu, Lebu ciudad del viento v/s Escuela de Fútbol Club Deportivo Alianza Oriente de la Reina. Luego de tres horas, de intensa emoción, gritos y adrenalina por parte de los asistentes, el resultado fue favorable para Escuelas de Fútbol de Lebu, quedándose naturalmente la "Copa Historiador Alejandro Pizarro", en esta hermosa tierra. Fueron muchos los momentos emotivos durante la copa, sentir el viento de Lebu esa tarde de sábado, mientras sonaban en unos parlantes cercanos canciones de George Harrison, ver como la juventud lebulense y santiaguina en un hermoso y a la vez exigente partido jugaban por obtener la copa, que finalmente le toco entregar a José Alfonso Pizarro Guerra, fueron y son imágenes que están todavía presentes. No nos cabe duda que de estos dos equipos saldrán grandes cracs para nuestro fútbol nacional, como la promisoria Amanda Bustos Lagos del Club Deportivo Alianza Oriente de la Reina, quien tuvo un gran desempeño en la cancha. Volvimos la noche del 8 de diciembre a Santiago, satisfechos todos con haber cumplido y dar inicio a esta primera copa, satisfechos también por haber visto algo nuevo para nosotros como lo fue la recién creada "Ruta del Carbón" en ese entrañable Boca Lebu,(ese lugar que viò nacer a mi padre) un bellísimo logro para nuestra ciudad y de haber degustado un exquisito pescado frito en el viejo mercado. Los muchachos de Club Deportivo Alianza Oriente de la Reina, se llevaron una muy grata impresión de Lebu viéndola como una ciudad fraterna, limpia y ordenada y en vías de desarrollo. Para terminar esta crónica sólo me resta dar un profundo agradecimiento al alcalde de Lebu, Cristian Peña y a su gran gestión, apoyo y compromiso permanente con la cultura y el deporte local, al encargado de deportes de la municipalidad de Lebu, Lino Venturelli, por la buena disposicion y colaboración en este proyecto, tan significativo para nuestra familia y que permite rescatar una vez mas la memoria de mi padre, a mi hermano Alejandro Pizarro Álvarez, y a los muchachos y muchachas de las escuelas de fútbol respectivas por la bella energía que nos entregaron permitiéndonos cumplir con este sueño, jugar la copa "Historiador Alejandro Pizarro" una tarde de fuerte viento en este Lebu que nos desbordara por siempre.




































lunes, 17 de agosto de 2015

LEBU Y SU VINCULO CON EL POETA EDMUNDO HERRERA




Hablar del poeta chileno Edmundo Herrera Zúñiga es hablar de uno de los poetas chilenos vivos más importantes en la actualidad y a la vez uno de los poetas más entrañables que ha dado la tradición lirica chilena. Conozcamos un poco de su trayectoria. Edmundo Herrera Zúñiga nació en Renaico el 17 de julio de 1929, su vida se ha divido entre su magisterio y desarrollo profesional en el área de la industria grafica y su actividad gremial como presidente de la Sociedad de Escritores de Chile durante dos periodos. Su obra poética está compuesta de varios volúmenes: “Cantos de la Sombra", poemas, 1958, Ediciones Lírica Hispana, Caracas, Venezuela, "Larga Mano para Jean", poema, 1960, Editorial del Pacífico, Santiago, Chile. "Llamada al Libertador", poema, 1960, Editorial Cronos, Santiago, Chile, "La Casa del Hombre”, poema, 1964, Editorial Universitaria, Santiago, Chile, "Oscuro Fuego", poemas, 1970, Ediciones Asociación Chileno-Árabe de Cooperación, Santiago, Chile, "El Paraíso de los Pájaros", poemas, 1971, Ediciones Grupo Fuego de la Poesía, Santiago, Chile, "Encuentro en la Joven Poesía, Chile-RDA.", estudio y selección, Antología, poemas, 1971, Editorial Instituto Chile- RDA, Santiago, Chile, "La Poesía Chilena Actual", estudio y selección, Antología, poemas, 1972, Ediciones Instituto Bancario de Cultura, Santiago, Chile, "Soy el Subterráneo Ángel de la Vida", poema, 1977, Escuela Nacional de Artes Gráficas, Santiago, Chile, "Manzanas y Ceremonias", poemas, 1979, Editorial Universitaria, Santiago, Chile, "Poesía Combatiente de Nicaragua", estudio y selección, Antología, 1982, Editorial Libertad, Santiago, Chile, “Naipes Marcados” 2003 - Poesía - Sello Leutun Completa antología de 64 poemas con la propia voz del autor, “Fuegos y Destierros” 2009 – CNCA, Beca de creación literaria, “Andrómeda 41”, 2009 – Poesía, “Oleajes en Isla Negra”, 2010 – Poesía, “Electra y los relámpagos”, 2012 – Poesía, “Cantos de pólvora”, 2014 – Poesía. Ha obtenido diversos reconocimientos tanto en Chile como en el extranjero: Premio Lírica Hispana, Caracas; Venezuela, Premio Único Certamen Bolivariano, Caracas, Venezuela, Beca Taller de Escritores "Los Diez", Universidad de Concepción, Concepción, Chile, Beca Taller de Escritores, Fundación Luís A. Heiremans, Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile, Premio "Bandera Nacional, 150 aniversario de su creación", Presidencia de la República, Chile, Premio Alerce Universidad de Chile, Sociedad de Escritores de Chile y Editorial Universitaria, Santiago, Chile, Primer Premio Nacional del Magisterio, Poesía, Unión de Profesores de Chile, Santiago, Chile, Primer Finalista, Poesía, Premio Casa de las Américas, La Habana, Cuba, Primer Premio Municipal Juegos Literarios Gabriela Mistral, Poesía, Municipalidad de Santiago, Santiago, Chile, Primer Premio Gibran, Asociación Chileno-Árabe de Cooperación, Santiago, Chile, Premio Municipal de Literatura, Poesía, Municipalidad de Santiago, Santiago, Chile, Premio Municipal de Literatura "Pedro de Oña", Poesía, Municipalidad de Ñuñoa, Santiago, Chile, Primer Premio Municipal de Literatura, Poesía, Centenario de Villa Alemana, Municipalidad de Villa Alemana, Villa Alemana, Chile, Premio Municipal de Literatura "Jorge Teillier", Poesía, Lautaro, Chile, Primer Premio 9º Festival de las Artes "Víctor Jara", Chile, Beca Consejo Nacional del Libro y la Lectura para Escritores Nacionales, Consejo Nacional del Libro y la Lectura, Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, Ministerio de Educación Pública de Chile, Santiago, Chile, 2009, Premio “Laurel Vallejo”, 21 de mayo 2009 máxima distinción del vallejismo en el Perú que otorga el movimiento cultural Capulí, Vallejo y su Tierra, en representación de diversas asociaciones culturales y del Municipio Provincial de Santiago de Chuco, tierra donde naciera el poeta César Vallejo, Premio “Florencio Sánchez”, 2011, en Punta del Este, Uruguay. Ha sido traducido al inglés, francés, alemán, sueco, italiano, ruso, georgiano, húngaro, checo, búlgaro, polaco, portugués, mapuche, danés, árabe y catalán. En 1973 le correspondió dar el discurso fúnebre en los funerales del poeta Pablo Neruda, siendo esto un hito en su trayectoria como poeta. Tal como habíamos mencionado Edmundo Herrera Zúñiga es un poeta entrañable que posee esa sencillez y candidez de los grandes maestros, formador de ya de varias generaciones de poetas chilenos en su taller de poesía “Isla Negra”, que funciona en las dependencias de la Sociedad de Escritores de Chile, taller que acogió y formo entre otros al poeta Rodrigo Verdugo Pizarro. En 1979, Edmundo Herrera publica su libro “Manzanas y Ceremonias” que obtiene el premio “Alerce” de la Sociedad de Escritores de Chile, en dicho libro aparece un poema llamado “Lebu”, primer indicio del vínculo del poeta con nuestra querida ciudad. Durante el año 2004 se organizo en Lebu el “Primer encuentro de poesía regional”, organizado por la agrupación cultural “Viento Sur”, actividad que conto con la presencia de varios poetas regionales y que tuvo gran apoyo por parte del alcalde Walter Ramírez. No tuve más que proponerle a Edmundo Herrera asistir a este encuentro en Lebu, para que la respuesta fuera inmediata y positiva. Edmundo Herrera estuvo en Lebu, leyó una ponencia sobre Pablo Neruda, a quien conoció en vida, puesto que estuvieron juntos en varias oportunidades, cabe destacar que durante la estadía de Edmundo Herrera en Europa, fue recibido por Pablo Neruda y Matilde Urrutia en la embajada de Chile en Paris, donde Herrera vivió algunas semanas. Edmundo Herrera participo también en varios recitales poéticos, recorrió la ciudad, visito la playa de Millaneco y se reencontró con la piedra que había dado origen varios años antes a su poema “Lebu”, una piedra con forma de hocico de perro. Recordó su amistad con el poeta Gonzalo Rojas Pizarro, y se maravillo ante el oleaje y el viento.
Sostuvo también conversaciones con autoridades locales y les propuso la creación del premio Municipal de poesía de Lebu, proyecto que no prospero por la abrupta desaparición del alcalde Walter Ramírez, pro que esperamos que se concrete algún día por el bien de los escritores locales. Durante ese mismo año Edmundo Herrera prologa la novela “El ocaso del sol negro” del escritor Patricio Figueroa Gonzales, sin duda un tercer indicio de su vinculo con Lebu. En suma se recuerda con emoción y alegría la presencia del poeta Edmundo Herrera en Lebu, y se espera que en un futuro proximo vuelva a llevar su luminosa y fraterna palabra poética.


LEBU

Lengua del amor,
Viva llamarada;
Alcanzado por la lluvia,
Perseguido por la niebla,
De ahí es ese perro marino
Que oficia de guardián
En mi casa peregrina.
Lebu, una luz marina
Te acosa y salva tu costado.

De: “Manzanas y ceremonias”, Ed. Universitaria, 1979.





































jueves, 18 de junio de 2015

MARIA VIVIANA FAUNDEZ FARRAN A LA VANGUARDIA DE LA EDUCACION





En esta crónica he querido abordar la labor educativa de María Viviana Faùndez Farran, profesora de Educaciòn General Básica, hija del gran gestor cultural Sergio Faùndez  y sobrina de uno de los mas grandes valores literarios de Lebu, el poeta Luis Antonio Faùndez. María Viviana es además miembro de una de las familias mas dintinguidas y de mayor tradición en Lebu. Desde su actividad como bibliotecaria de la Escuela Básica los filtros “ Arnoldo Ebensperger Richter” de Lebu, María Viviana propone contribuir desde el incentivo a la lectura a la formación humanista e integral de los niños. Una de las bases del proceso educativo pasa por saber leer y escribir, leer y escribir bien para ampliar el campo cognitivo desde temprano, María Viviana desde una perspectiva lúdica incita a la lectura y al interés por parte de los niños hacia ella. Es así como enseña estrategias de comprension de lectura, herramienta mucho más útil y eficaz que obligar a leer un libro sin al final entenderlo. Este método de enseñar a leer incluye la lectura de todos los géneros: cuento, poesía, prosa, textos informativos, para crear desde temprano en el niño una inclinación a la lectura, y a su comprensión. No es tan solo leer por leer, sino asimilar y comprender lo que se lee en cualquier tipo de texto, desde como lo propone Viviana el asombro, la maravilla y la sorpresa, siguendo la premisa del poeta Luis Antonio Faùndez: "Crear, maravillar, encantar". Incentivar la creación es otro de los cometidos de esta avanzada educadora que es María Viviana Faùndez Farran, la creación como juego, en este sentido no puedo dejar de citar al filosofo alemán Hans Goerg Gadamer quien en su obra “Actualidad de lo bello”, define al arte como juego, símbolo y fiesta. María Viviana propone la creación de comics por parte de los niños para desarrollar esta lúdica concepción de la creación artística. También esta la idea de incentivar la lectura a través de premios y sorpresas para generar en el niño un interés mayor, en este sentido se debe a María Viviana la creación del concurso “Responde a Neruda” en base a su obra “El libro de las preguntas”, con premios como audífonos sony; leer párrafos en voz alta de textos del plan lector, y de premio una agenda Pascualina, me detengo un poco en este punto ya que es realmente poético , sorprendente y maravilloso este gesto que tiene para mi características épicas, puesto que este premio fue donado por la hermana de María Viviana, Angélica Faùndez Farran y fue traido desde Santiago nada mas ni nada menos que en una avioneta piloteada por su hijo Boris Schulz Faúndez, destaco este hecho por la connotación maravillosa que tiene y porque apunta hacia el compromiso de toda una familia por la noble labor educativa. Otro concurso creado fue leer fragmentos de poesía en voz alta y su comprensión, de premio artículos para el colegio. Otra de las actividades destacadas fue la organización de un acto con motivo del día del Libro y del derecho de autor, donde los niños cantaron canciones como: “Corre, corre, corazón”, “Manuelita la tortuga que vivía en Pehuajó” y, “Chocolate”. En esa oportunidad leyeron biografías resumidas de los tres escritores (autores además de las letras de cada canción); una alumna de tercer año básico, les leyó un cuento a compañeros y compañeras de colegio de prekinder, kinder y primer año básico; y leyeron poesía. Incompleta estaria esta cronica sin mencionar a las alumnas involucradas en estas actividades: Trinidad Silva Huilcaleo, Bárbara Méndez, Constanza Ormeño, Antonia Gutiérrez, Fernanda Luna y, Monserrat Toloza. 
No solo estas actividades se han restringido a leer textos, también han incluido a actores relevantes en este ámbito, es así como se curso una invitación al geógrafo y escritor Jaime Magnan, quien compartió con alumnas de tercero a octavo año básico. Les leyó un poema de su autoría y ellas le leyeron a él. De esta forma se potencia la comprensión lectora a tra ves de la interacción con los propios escritores. Otra actividad destacable fue la gestión del padre de María Viviana quien consiguió que Isaac Valdebenito un destacado “Cuentacuentos” y apiterapeuta fuera gratis al colegio actividad que no solo involucro a alumnos y profesores, también incluyo a los auxiliares, de esta forma el colegio en su totalidad participa de cada actividad creada. Otro hecho destacable es el compromiso permanente del escritor Jaime Magnan con el colegio, puesto que en una jornada de día sábado invito a alumnas y apoderadas, a participar de un encuentro con escritores nacionales e internacionales (Guatemala y Cuba, Chile); asistieron apoderadas y alumnas, también de tercero a octavo año básico y se leyó y escuchó poesía. Una alumna de tercero leyó un poema de Luis Antonio Faùndez y Maria Viviana leyò “Como si fuera poco”, el escritor guatemalteco le leyó un poema a la alumna de tercero, de esta forma continuò a mayor escala el dialogo y la interacción con más escritores. Pero todas estas actividades también han sido posibles gracias al carácter visionario de otros agentes, son los primos y primas de María Viviana (a quienes les informa y mantiene al tanto de cada actividad atra vès del WhatsApp) quienes han apoyado monetareamente algunas actividades, concretamente la compra de juegos didácticos, también el envío de otros juegos didácticos, y así como el espectro de colaboración se amplia y se involucran cada vez mas nuevos actores, puesto que una amiga de Maria Viviana le regala 30 libros para el colegio,
y el Doctor Feizal Bezama Farran, donara 2 juegos mas.
Dentro de las actividades futuras se contempla la participacion del grupo de danza a cargo del bailarin profesional  Erick Neira y ojala muchos proyectos mas para mantener esta a nuestro juicio, labor inédita para Lebu que realiza Maria Viviana Faùndez Farran. Pero no solo (y esto tiene ribetes muy nobles), el incentivo a la lectura de centra en el colegio, se tiene pensado crear tardes de lectura en el asilo de ancianos de Lebu, quienes también tendrán su propio Carnet de Lector. De esta forma se busca involucrar a la ciudad entera en este plan de incentivo a la lectura. Volviendo a las actividades que se desarrollan en la escuela, y que como decíamos apuntan a una formación integral, se destaca la labor del profesor de educación fisica, quien los días de lluvia o, en alguna otra instancia, lleva al curso que le correspondía, en el horario diario y veían películas, cantaban y bailaban canciones infantiles; también les desarrollaba la motricidad fina con los juegos donados. Pero no llega hasta aquí la labor desarrollada por María Viviana, se cuentan también actividades como pintar Mandalas,( también donados por su hermana, y dibujos de libros donados por ella), un Panel didáctico en la biblioteca, en el cual María Viviana muestra las efemérides, por ejemplo si corresponde el día del libro y “aparece” un concepto desconocido, para los alumnos y alumnas, escribe la definición; si muestra sobre un personaje determinado, agrega el mapa de donde nació su imagen, también. María Viviana tiene un Libro de Comentarios Positivos y otro de Registro de Actividades diarias; lee los libros que leen los alumnos y alumnas que les son asignados por sus respectivos profesores y apoya reflexionando, sobre ellos. Todos los martes en la mañana va a un segundo básico y les lee un cuento, aplicando la estrategia: antes, durante y después de la lectura y les deja dibujos de los personajes, (realizados por su hija, hace más o menos, 11 años). También le lee al Kinder y Prekinder, los días miércoles en la tarde y al primer año básico, los días martes en la tarde. Todos los días viernes, en el primer bloque de clases, asiste el sexto año básico a la Biblioteca y la colega realiza lectura comprensiva, la ayuda con estrategias de comprensión lectora. (educar para la vida y ser autónomo); Gobernar es educar, como señalaba el lema del presidente Pedro Aguirre Cerda, el día miércoles en el tercer bloque, asiste a la biblioteca un tercer año básico con la profesora de mapudungun, etc etc, todo esto da cuenta de la inmensa y avanzada labor como educadora de María Viviana Faùndez Ferran. Sin embargo todo esto no sería posible sin la autonomía que le ha dado Silvia Torres, directora del colegio, desde marzo a mayo y Andrea jefa de UTP. Cabe destacar tambien el apoyo brindado recientemente por el nuevo director del colegio Escuela Básica los filtros “ Arnoldo Ebensperger Richter”, Pedro Hormazabal, la Red de Apoyo, en la Biblioteca Municipal, por parte de Claudia Meza, cuya valiosa orientación en el área de Computación ha sido clave en el desarrollo de este proyecto educativo, de María Viviana Faùndez Farran, quien y como encabezamos el titulo de esta crónica y en cierta medida homenaje se encuentra a la vanguardia de la educación.





martes, 19 de mayo de 2015

DOS POEMAS PARA DESPEDIR EL VERANO





Se sabe que Lebu cuenta con sus propios poetas: Gonzalo Rojas Pizarro, Elvira Hernández, Luis Antonio Faundez,  Patricio Figueroa González, Betty Fernández Herrera, etc., pero muy poco se sabe de los poemas que han sido escritos para esta ciudad, quisiera rescatar para despedir el verano dos de estos textos, se trata de textos de los poetas Samuel Antonio Lillo y Braulio Arenas, ambos lejanos en el tiempo y lejanos en su corriente estilística, sin embargo muy cercanos en el momento de ver en Lebu un motivo inspirador.     




AÑORANZAS     

Cuando ¡oh! Lebu, llegué por tu rio
a la hora en que suben los cuervos del mar,
aún sonaban los pasos del tercio de Arauco
que fundara tu escuela y tu altar.

Se agrupaban tus casas de claros colores
De la virgen montaña a los píes,
En tus huertos había verdor de renuevos,
Y en tus calles, perfume de boldo y laurel.

¡Oh! Qué tiempos aquellos! El bosque animaban
Los choroyes parleros y el grito del león,
Y en el Lebu apacible sonaban los remos
De la lenta canoa de algún mocetón.

Desde la honda montaña bajaban
En las tardes serenas de Abril,
En silentes hileras, las balsas cargadas
Con sus altos castillos de ulmo y pellín.

Mas un día llegaron los barcos temidos
Esparciendo las llamas y el humo en redor,
Y robaron al bosque, al agua y al cielo
Para siempre sus sueños de paz y amor.

Y marchosè la banda de cuervos, que antes
en la orilla del rio tranquila durmió,
a pedir un refugio en la indómita selva
a sus viejos amigos, los loros y el león.

¿Qué se hizo tu verde montaña araucana
Con sus rojos copihues, sus ulmos en flor,
Con sus dulces panales de abejas silvestres
Y su fresco raudal soñador?

En tus mudas quebradas no canta el chucao
Sorprendiendo al viajero con su agria canción,
Ni en los troncos golpea el vivaz carpintero
De plumaje enlutado y de rojo morrión.

Ya no cierran tus calles las suaves colinas
Alfombradas entonces de murta y chequén,
Por las cuales bajaba corriendo hacia el rio
De los aucas costeños el raudo tropel

Hoy su escarpa rojiza está llena de grietas
Que abrió ayer la ambición
De los hombres que buscan la ligera lignita
Que, en sus fibras, aùn guarda los rayos de sol.

Samuel Antonio Lillo, Del libro: “Bajo la cruz del sur”.




LEBU

Para Gonzalo Rojas

Un desolado dia,
De un cielo torrencial,
De gris y verde el mundo,
Fuime hasta Lebu.

La selva verde parecía darnos
un reparo del viento,
y  no cumplían su palabra los arboles
pues al caer sus hojas parecían duplicar la lluvia.

El gris, ¿el gris de qué?
El gris del mundo
Detenia a la tarde para siempre.
Gris y verde, volábamos
en un destartalado carricoche.
A lo lejos se errguia el Nahuelbuta,
El Nahuelbuta, el mismo
Que don Diego Duble cantara un día

Y asi entre saltos locos por el mundo,
Por vueltas por el cielo, que reparo en la tarde
Llegamos hasta Lebu.

La lluvia ceso al punto, como en un homenaje del invierno,
Y el sol salió a alumbrarnos,
A escurrir su dorado color sobre aquel negro
Calor carbón del mundo.

Lebu, Lebu,
Pueblo carbón de hombre,
Minas negras crepitan para darnos
La ilusión de una hoguera,
La ilusión de un brasero en que todos
Los hombres vengan a extender sus manos,
La ilusión de un hogar por siempre ardiendo
En el que bulla la marmita alegre,
La ilusión de un pequeño,
Si, de un pequeño fuego
De un fuego no más grande que ese niño
Que tirita de fio, sin ropa, sin amor a la intemperie.

Lebu, Lebu,
Tan pobre, tan aislado, tan invierno,
Tú que das el carbón, no ya a los hombres,
Sino hasta el mismo cielo,
Pues, bien mirado, el sol que en esa tarde salía a recibirnos,
Era la brasa de un carbón quemante,
Una brasa de luz para guiarnos, hasta el negro secreto de la vida.

Lebu, Lebu
El mar te da su azul más absoluto
El mar azul, el mar, en donde un hombre
Que tú llamaste Baldomero Lillo, bañó su más poética mirada

Mar y carbón unísonos,
Agua y fuego a la vez,
Y una caverna grande, una caverna acaso más grande y misteriosa
Que la que pude ambicionar de niño
Para correr por ella con mi sueño,
Una caverna era la puerta de ese mar,
Y entre sus rocas, esa Roca del Toro, asi llamada,
Dejaba que el lamento se escapara: El lamento del mar.

 ¿O era el lamento de la pena del hombre?
¿O el lamento sin lágrimas del niño?
¿O el lamento de aquella madre eterna?
El lamento más negro del carbón, por esa roca viva se escurría.

Yo escuche ese lamento,
Lebu, Lebu
Era tu propio grito allí expresado
Tu mismo grito transformado en mar.

Braulio Arenas, Del libro: “En el mejor de los mundos”.